Según la página GamesOn, los trabajadores de la firma de videojuegos para móviles Gameloft, han denunciado a la empresa. Estos alegan que la empresa los ha estado explotando laboralmente. «Algunas semanas llegaba a trabajar de 100 hasta 120 horas» declaraba Glenn Watson, uno de los exempleados. Y con el añadido de trabajar fines de semana incluidos. «Empezar a las 9:30 de la mañana y volver a casa a las 2:30 de la madrugada, para entonces volver a la oficina a las 8:30 de la mañana para comenzar a trabajar otra vez no era poco usual.» alega Watson.

Por todo esto, algunos de los trabajadores han decidido renunciar a sus empleos. Un ya exempleado asegura que la propia Gameloft les «animaba» a dejar sus puestos si se negaba a trabajar en estas condiciones. Pero este no es el primer caso de presunta explotación laboral del sector…

Este mismo año se han registrado más casos de denuncias por explotación laboral hacia las empresas desarrolladoras de juegos. Según nos informó la web Vandal, hace unos meses Kaos Studios, creadores del Homefront, fueron también denunciados. Concretamente, por un empleado anónimo encargado de este juego. Se quejó de tener que trabajar durante largas jornadas los siete dí­as de la semana. Todo ello, durante medio año, que incluí­a las fechas de Navidad. No obstante, la empresa negó estas acusaciones. «Para que quede constancia: ningún desarrollador de Kaos ha trabajado sesenta dí­as sin descanso. Eso nunca pasará aquí­.» declaró David Votypka, director general de Kaos Studios.

En la misma web podemos encontrar más ejemplos. Otra de las desarrolladoras envueltas fue Rockstar, empresa encargada de la saga de GTA y tí­tulos como L.A. Noire. Se denunció un trato denigrante y unas horas de trabajo abusivas. «Las condiciones laborales siguen deteriorándose mientras los trabajadores son manipulados por algunas manos que ostentan el poder en Rockstar San Diego» alega una de las cartas enviadas como queja. La compañí­a Rockstar negó todas estas acusaciones. Alegaron que el trabajo puede llegar ser duro para algunos, pero que no se trata de explotación.