Valve rechaza cualquier sistema moderno existente en los modos multijugador para juegos de disparos. Así­ lo ha expresado Gabe Newell, director de la conocida compañí­a creadora de la franquicia de juegos de disparos Half-Life, del que salió la modificación del tí­tulo multijugador Counter-Strike, que fue top ventas en el año 2000. Tras dos entregas y muchos años de desarrollo, ahora llega Global Offensive, para Xbox 360, PlayStation 3 y ordenador el año que viene.

Actualmente la mayorí­a de los juegos de disparos disponen de un completo sistema de habilidades, armas y equipamiento desbloqueable, que sólo se puede conseguir progresando en el modo multijugador, subiendo de nivel o consiguiendo buenas rachas en las partidas. Valve no quiere eso para Counter-Strike, quiere que el único factor que determine la victoria entre los jugadores sean las habilidades que consiguen conforme siguen jugando online.

Esta filosofí­a está presente en la saga desde el principio y parece que no cambiará con Global Offensive, teniendo disponible desde que jugamos la primera partida todas las armas y objetos existentes en el juego, obtenibles en la partida comprándonlas con el dinero que ganamos por las victorias de cada ronda. Si sobrevivimos a los asaltos entre ronda y ronda mantendremos el equipamiento comprado o encontrado en el suelo, en otro caso deberemos reabastecernos al principio de cada ronda.

De hecho en las primeras entregas de Counter-Strike habí­a jugadores que preferí­an aprender a utilizar las armas baratas del juego (como era la FAMAS) y así­ conseguir buenas rachas en las partidas sin tener que esperar a acumular dinero, mientras que otros jugadores preferí­an ahorrar y hacerse con un revólver y un rifle de francotirador para conseguir altas posiciones en el ranking de jugadores. Además de pistola y arma principal, el jugador puede hacerse con accesorios como chaleco kevlar, casco, granadas de fragmentación o de destello e incluso de humo.