A veces no hay que irse a paí­ses con grandes murallas milenarias ni con regí­menes dictatoriales para encontrarse cara a cara con la censura en la mayor de sus esencias. Y es que sin ir más lejos, Alemania es un paí­s en el que la censura se suele cebar con el mundo de los videojuegos, amparándose en el retrógrado pensamiento de que éstos están enfocados única y exclusivamente a los niños. Uno de los juegos más perjudicados a lo largo de la historia ha sido el famoso Doom de id Software

Doom está considerado como el padre de los fps modernos, pero lleva sin poder venderse en Alemania desde el año 1994 por considerarse demasiado violento y perjudicial para la juventud. Su secuela, Doom 2 también ha sido vetada durante muchos años. Ahora, en una celebrada decisión, la oficina federal encargada de la revisión de videojuegos en Alemania, y la USK, el organismo de clasificación por edades alemán han revocado esa decisión, por lo que Doom y Doom 2 ya son legales en Alemania y podrán venderse.

No sólo el ambiente violento de Doom fue el detonante para que fuera prohibido en Alemania, pocos años antes, la compañí­a id Software saltó a la fama mundial con su WolfStein 3D, un juego en el que los nazis y Alemania eran el argumento central del juego. Como todo lo relacionado con Hitler y la Alemania nazi es tabú en el paí­s germano, el juego fue automáticamente censurado. Por el efecto dominó cayeron Doom y Doom 2 hasta nuestros dí­as.

En Alemania se consideran ahora que estos juegos no son perniciosos para la juventud sobre todo por lo desfasado de sus gráficos y la poca impresión que causan a dí­a de hoy. No obstante y aunque Doom y Doom 2 sean ahora juegos legales, el nivel secreto de Doom 2 que transcurrí­an en la ambientación de Wolfstein 3D no aparecerá en esta versión. Sea como fuera, esta serí­a una gran noticia si no fuera porque otros juegos siguen sufriendo el azote de la censura, quizás dentro de 20 años cuando sus gráficos resulten desfasados puedan ser redimidos de su incomprensible castigo. No obstante brindamos por esta noticia que separa un poquito más al mundo de los videojuegos de la violencia real.