simpson arcade 01

Tras haber llegado el pasado tres de febrero a Xbox Live Arcade, ahora le toca el turno a la consola de Sony de recibir Los Simpson Arcade, el juego de acción y arcade protagonizado por la famosa familia de Springfield. El juego es una versión importada directamente del juego original, disponible en máquinas recreativas en 1991 y que triunfó por sus posibilidades en el modo cooperativo. Su precio en Xbox Live es de 800 Microsoft Points y ahora se puede conseguir en PlayStation Store por unos diez euros.

El juego comienza al igual que hace más de 20 años, con Smithers secuestrando a la pequeña Maggie por hacerse con un diamante muy valioso, que habí­a robado previamente junto al señor Burns en una joyerí­a, pero al chocarse con Homer lo pierden. Nuestra misión será rescatar a Maggie de Burns y Smithers, y para ello tendremos que abrirnos paso por diferentes niveles, muchos enemigos y jefes finales que no nos pondrán nada fácil nuestra aventura.

simpson arcade 02

Tendremos la opción de elegir cualquiera de los miembros de la familia de Los Simpson, y cada uno tendrá una forma diferente de atacar o armas. De esta forma, Bart tendrá el monopatí­n para embestir a los enemigos o utilizarlo para golpear, Homer utilizará sus puños, Marge usará una aspiradora y Lisa una cuerda de saltar a la comba. Además veremos cómo utilizan otras armas que podemos encontrar a lo largo de ocho niveles diferentes, como puede ser una maza de madera para Homer.

El atractivo principal del juego eran las combinaciones que se lograban al jugar en modo cooperativo (ahora de hasta cuatro jugadores) con diferentes miembros de Los Simpson. Por ejemplo, podremos ver a Bart montado sobre Homer y golpear a todo en frente suya con su monopatí­n. El juego se convirtió en una de las recreativas más demandadas en su época, y no es de extrañar que su éxito regrese a las consolas de la actual generación, bien por los fans de las recreativas o de Los Simpson o bien por aquellos jugadores que se acuerden del tí­tulo y quieran volver a jugarlo, ahora sin necesidad de un puñado de monedas de 100 pesetas.