Guitar-Hero_01

El desarrollo de los juegos de música, como Lips ó Guitar Hero ”“precursor del tí­tulo que nos ocupa-, ha sido imparable de un tiempo a esta parte. Guitar Hero Van Halen, creada por Underground Development y distribuida por Activisión, constituye la quinta entrega de la saga. En ella han querido girar, con ciertos matices como veremos, hacia el rock americano más duro de los años 80. El juego está disponible en tiendas para Xbox 360, PlayStation 3 y Wii, a un precio estimado de 59,90 euros para las dos primeras plataformas y de 49,90 euros para la consola de Nintendo.

Con esta última parte, Activsion ha apostado por una banda que cuenta entre sus componentes con uno de los considerados mejores guitarristas de la historia, Eddie Van Halen. Aunque en EE.UU. son un grupo de referencia conocido por todos ”“ha vendido más de 50 millones de discos a lo largo de su historia-, en nuestro paí­s su calado es mucho menor, razón por la cual acompañan a las mí­ticas canciones del grupo otros temas famosos de artistas alternativos.

guitar-hero_02

A las 25 canciones de Van Halen, debemos sumar otros 19 temas de los artistas que participan en el juego: Offspring, Queen ó Lenny Kravitz entre otros. Y como se deduce tras ver estas bandas de ejemplo, el aspecto más chocante del tí­tulo lo encontramos en la falta de concordancia entre los estilos musicales de la banda que da nombre al juego y los grupos extras que participan en él.

Otros de los puntos controvertidos de Guitar Hero Van Halen, por haber decaí­do desde la anterior entrega, son sus modos de juego. En primer lugar, el mí­tico modo carrera, donde escogemos a nuestro personaje y jugamos con él hasta convertirle en una estrella del rock, está completamente huérfano de extras, como pueden ser eventos especiales, macroconciertos, duelos con otros músicos”¦ . Simplemente nos dedicaremos a interpretar los temas de la banda para ir liberando nuevas canciones que poder tocar, así­ como algunos ví­deos de Van Halen. Por su parte, desparecen el party mode y modo multijugador en el que se podí­a entrar y salir a la partida cuando se quisiese. Aunque quizá encontramos aquí­ su mayor atractivo: la modalidad multijugador permite batallar musicalmente hasta a dos grupos de cuatro personas.