playstation-3-jailbreak1

La piraterí­a está llegando con fuerza a la PlayStation 3, consola que hasta hace unos pocos meses se mostraba inquebrantable ante los múltiples intentos de romper su sistema de seguridad. Sin embargo hace unos meses salió a la venta el dispositivo JailBreak, capaz de permitir la carga de copias de seguridad de los juegos y programas caseros. Sin embargo Sony sacó un firmware obligatorio que bloqueaba el dispositivo, por lo que el que quisiese seguir teniendo acceso a la PlayStation Network y a los nuevos juegos deberí­a actualizar su consola. Sin embargo hace unas semanas lograron acabar del todo con la seguridad de la consola permitiendo usarla con total libertad modificando su firmware. Ahora Sony parece que podrá privar de su servicio online a todos aquellos que tengan un firmware modificado en su consola.

Estos firmwares, que también se conocen como «custom firmware», ya existen en otras consolas como PlayStation Portable (PSP). Se trata del mismo software que contiene la consola pero modificado para que todos los sistemas de seguridad estén desactivados. Así­ se puede cargar tanto software casero con seguridad como copias de seguridad de los juegos, lo que incita a mucha gente al pirateo.

Jailbreak

Por ello para la compañí­a es esencial poner lí­mites a toda la gente que haga esto. Así­ el que tenga el firmware casero no podrá ni participar en partidas en red. Tampoco podra actualizar los con los parches que salgan, ni acceder a la PlayStation Store para descargar demos y contenidos descargables (DLCs) así­ como acceder a los servicios de música VidZone, de pelí­culas MUBI ni al mundo virtual Home.

Sin embargo por el momento parece que Sony está trabajando aún en este control según ha anunciado la compañí­a. Mientras tanto los que están trabajando en abrir aún más posibilidades en PlayStation 3 siguen retando a Sony ampliando y expandiendo sus herramientas. El grupo que ha sido capaz de destapar las claves y herramientas para hackear la consola son el Team fail0verflow. Habrá que ver en qué termina finalmente esta guerra abierta entre hackers y Sony.