School 26

Ahora que nos encontramos en la semana de la mujer, y hoy es precisamente su dí­a, estamos viendo cómo se reivindica que estén presentes con más igualdad en todos los ámbitos de la sociedad. Y en el tema que aquí­ nos concierne, los videojuegos, sabemos que todo se centra más bien en el sexo masculino. ¿Pero porque los videojuegos son cosas de hombres o porque está creado por y para nosotros? Pues bien, para acabar con esta situación está en desarrollo School 26, un juego creado por y para mujeres.

La compañí­a que lo desarrolla es Silicon Sisters, y está formada por Brenda Bailey Gershkovitch y Kristen Forbes. Pues bien, School 26 está siendo concebido para que sea jugado por chicas jóvenes y ha sido mostrado durante el pasado evento GDC 11, el Game Developers Conference 2011. Allí­, quién lo ha probado dice que se trata de un tí­tulo muy interesante y que ofrece muchas novedades. Además, engancha mucho gracias a su desarrollo, que os contamos a continuación. Saldrá a la venta en iPhone y en iPad.

School 26-2

School 26 nos contará la vida de una chica de instituto con unos padres que tienen ciertos problemas. Y es que por ellos, se ven obligados a cambiar de casa 26 veces, y por tanto, la hija tendrá que hacerse a estos nuevos institutos. Como podéis imaginar por tanto, nuestra tarea será encajar en cada instituto logrando hacer nuevas relaciones con éxito y superando los problemas que vayan apareciendo.

Para llevar a cabo estas relaciones tendremos que elegir entre los nueve gestos de los que disponemos, que podéis ver en la última imagen. Cada uno representa una forma de responder a lo que nos dicen: airadamente, con alegrí­a, timidez, con enfado, etc. Y no todo será responder bien y alegre, habrá que estar atentos a lo que nos dicen, a las situaciones, a los gestos de los que nos hablan, en definitiva un juego profundo. Es más, tratará, según dicen sus creadoras, temas como la sexualidad durante la pubertad, aunque eso sí­, de manera realista y apropiada. Veremos qué éxito tiene, aunque estamos seguros de que este tí­tulo no pasará desapercibido. Es más, seguro que al final lo acaban jugando también los chicos.