heavy-rain-cover-caratula-portada

El videojuego Heavy Rain propone lo que la editora ha bautizado como un «drama interactivo». Traducido al cristiano, no es más que una aventura gráfica de nueva generación. Eso sí­. El jugador, en lugar actuar (realizar acciones), decide. Elige esto o lo otro. Por otra parte, el relato está más cerca de las pelí­culas de intriga y suspense al estilo Seven que de los videojuegos. Un relato que depende de las elecciones del jugador para desmarañar el final. El juego llega de la mano de Sony y el estudio Quantic Dream. Un tí­tulo exclusivo para PlayStation 3 que cuesta 70 euros. Además de una trama principal, Heavy Rain espera vivir en la consola más tiempo. ¿El motivo? Una trama paralela que llegará con episodios descargables DLC.

A pesar de lo curioso de la propuesta, la ejecución no ha sido del todo fina. En la primera partida completa que hemos realizado (que se ha llevado a cabo en unas siete horas) nos hemos topado con dos «cuelgues» de la consola, previos a la actualización 1.01 del juego (que se publicó previamente al lanzamiento comercial del juego). Después de la instalación de la actualización, sufrimos fallos en el audio y en algunas cargas. Es por ello que Heavy Rain aún necesita de algún parche más efectivo que solucione los problemas que actualmente adolecen los usuarios de este tí­tulo.

heavy-rain-01

Historia

Si tenemos suerte de que nuestra partida no se interrumpa demasiado con los fallos que habrá que solventar mediante actualizaciones, nos toparemos con una historia propia del más clásico cine negro. Tras un prólogo en el que conoceremos mejor a uno de los cuatro personajes que manejaremos, Ethan Mars, comenzaremos la acción en una ciudad anónima que está siendo aterrorizada por el llamado Asesino del Origami. Este individuo mata a niños y deja sobre su cadáver una orquí­dea y en sus manos una figura de origami (animales de papel montados a partir de lo que aquí­ llamamos papiroflexia).

heavy-rain-02

Además de Ethan, otros tres personajes rondarán la acción como satélites de la historia. Scott Shelby es un investigador privado contratado por las familias de las ví­ctimas del Asesino del Origami para que averigí¼e la identidad del homicida; Madison Paige es una fotógrafa que padece insomnio que debe pernoctar en moteles para conciliar el sueño; y Norman Jayden es un agente del FBI que sufre una severa adicción a la tryptocaí­na y es enviado a la ciudad para investigar los crí­menes dotado de la más moderna tecnologí­a.

Todos ellos se verán implicados en la investigación a distintos niveles. El jugador de Heavy Rain participará en la historia a través de todos ellos, componiendo el mosaico de pistas y decisiones que haga que la trama avance hasta un final que está totalmente abierto en función de las decisiones que tomemos. Este punto conviene analizarlo.

heavy-rain-03

Elige una puerta

La gracia de Heavy Rain está en que precisamente el valor de las elecciones va a determinar el resultado de la investigación y de la trama. Pero no siempre las decisiones importantes serán las que pensamos. Las bifurcaciones realmente relevantes se mezclan con las que no lo son, de forma que habrá que estar muy atentos, ya que el cambio de rumbo puede surgir en el más mí­nimo detalle (y de hecho, nunca seremos realmente conscientes de cuáles son las decisiones que variarán la trama). En este sentido, la partida estará muy ajustada a nuestro perfil como jugador.

heavy-rain-04

Controles

El control del juego, sin ser una rotunda revolución, sí­ que le saca un buen partido a las posibilidades del mando Sixaxis de PlayStation 3. Como sabrás, esta edición del periférico de Sony está dotada de sensores de movimiento, que en la mayorí­a de pasajes de Heavy Rain van a ser imprescindibles. No sólo tendremos que pulsar botones según aparezcan en pantalla, también tendremos que zarandear el mando, usarlo como el volante de un coche o menearlo de un lado a otro para ejecutar las acciones que requiera la historia.

Pero no creas que todo será repetir como un mono las indicaciones en pantalla. El fuerte de Heavy Rain es la intención de trasladar al jugador las sensaciones y emociones que viven los personajes durante la partida. Y en este sentido, el objetivo se cumple la mayorí­a de las veces. Realmente empatizamos con los instintos de los personajes implicados, de forma que si los tenemos asustados, nerviosos y taquicárdicos, vamos a sufrirlo con ellos.

heavy-rain-05

La forma de representarse esto en pantalla ha sido sencilla, pero muy coherente y efectiva con la filosofí­a del juego. Los comandos aparecerán más distorsionados e ilegibles cuanto más incómoda sea la situación para el personaje, haciendo que la elección de una decisión o la ejecución de una acción sea tan complicada y comprometida para nosotros como para el propio sufridor de la historia. En ese sentido, la puesta en práctica de la idea de Quantic Dream ha sido muy bien realizada.

Y no creas que si te equivocas comenzarás de nuevo en el punto de control anterior. En Heavy Rain no hay puntos de control. Si te equivocas o no estás atento, tendrás que apechugar con las consecuencias. A partir de un momento dado, si en una secuencia de acción o lucha no estás al loro, correrás el peligro de perder a tu personaje, y si lo pierdes, tendrás que olvidarte literalmente de él. No en vano, los personajes que mueren en Heavy Rain no vuelven a aparecer. Tendrás que empezar de nuevo o apañarte con los que mantengas con vida.

heavy-rain-06

Guión

Respecto al guión, no se puede decir mucho sin caer en algún spoiler. En general, rescata muy bien la esencia del cine de intriga con asesino en serie, e incorpora mucha de las claves del género (ambientes opresivos, maní­acos religiosos, puertas falsas, giros de guión, tensión y, sobre todo, el misterio que que envuelve la incógnita de quién será el asesino).

No obstante, hemos de decir que el libreto es un tanto mentiroso, y una vez que resuelvas el misterio comprobarás que no era oro todo lo que relucí­a. De todos modos, engañar al espectador es otra de las constantes que se repiten en los thrillers de serial killer, por lo que Heavy Rain mantiene incluso los fallos de este tipo de historias.

heavy-rain-07

Aspectos técnicos

Una vez salvados los fallos en la programación del juego (y que esperemos que se solucionen con parches eficaces), comprobaremos sin errores que la puesta en escena de Heavy Rain es simplemente única. El modelado de personajes y escenarios es minucioso hasta lo enfermizo, y en muchos momentos (no en todos, dicho sea de paso) tendremos la sensación de que los personajes son realmente actores.

En este sentido, el resultado puede ser irregular. Muchos personajes secundarios están logrados con una fidelidad corporal que asusta (el «ayudante» de Norman dentro de Ari, por ejemplo), mientras que otros pecan de ser demasiado esquemáticos y acartonados (Lauren Winters podrí­a ser uno de ellos, quizás).

heavy-rain-08

Las animaciones lindan en la misma apreciación de los gráficos: el resultado es irregular. En la inmensa mayorí­a de los momentos del juego, los movimientos serán muy naturales y, sobre todo, ajustados a la naturaleza de cada personaje. No obstante, salta a la vista que las intenciones de Quantic Dream se han ajustado a las necesidades del juego, y el resultado no ha sido del todo homogéneo, aunque sí­ muy interesante y magnético.

El tratamiento de la luz en Heavy Rain ha sido un punto de mucho interés. Dado que el 90 por ciento del juego transcurre en periodos de lluvia intensa (Heavy Rain se podrí­a traducir como «llover a cántaros», o «chaparrón», dicho de una forma más coloquial), el tratamiento lumí­nimo es muy brumoso y oscuro, y en muchos momentos incluso parece que la lluvia ha empañado la lente de una hipotética cámara que sigue a los personajes. Esta lí­nea en la dirección de David Cage es de aplaudir, y realmente implica al jugador en el universo de Heavy Rain.

heavy-rain-09

En el sonido también se ha notado un trabajo muy intenso por parte del equipo del juego. El doblaje al español es muy bueno, incluyendo no sólo voces que reconocemos de series y pelí­culas, sino también algunos actores de renombre del panorama español (Scott Shelby, por ejemplo, es Tito Valverde). La música tiene tres o cuatro registros en función del momento, además de temas incidentales para secuencias de acción o de drama. Por lo general, la banda sonora sonará como la de una peli de gangsters o mediante suaves y tristes melodí­as de piano, siempre y cuando no estemos en peligro.

En el aspecto del sonido conviene matizar algo, para que no te vuelvas loco. El equilibrio entre voces, música y efectos de sonido ha sido diseñado sin mucha fortuna, y no serán pocos los momentos en que tengamos que recurrir a la pausa para acceder al menú de opciones y calibrar el volumen de estos tres parámetros. Esta situación va a notarse especialmente en las secuencias de Norman Jayden, que en su doblaje al español se escucha sorprendentemente bajo con respecto a efectos de sonido y música.

heavy-rain-10

Aplausos

La puesta en escena. Minuciosa, detallista y muy ambiciosa.

Puede suponer el resurgir de un tipo de aventuras gráficas pensadas para consolas de nueva generación (limando mejor el concepto de drama interactivo).

La capacidad de implicar al jugador en la trama: en algunos pasajes llegamos a sufrir literalmente como sufren los personajes.

heavy-rain-11

Necesita mejorar

No es exactamente un juego, tal y como concebimos este mercado. Eso puede desconcertar a muchos usuarios.

En su lanzamiento conserva fallos que el primer parche no ha podido solucionar.

El guión puede llegar a ser muy mentiroso, si lo examinamos después de resolverse la historia.

heavy-rain-12