Army-of-Two-The-40th-Day-01

El regreso de Salem y Rí­os con este Army of Two: The 40th Day (de Electronic Arts)estaba marcado en el calendario de muchos amantes de los shooters con componente cooperativo. Estamos ante un juego de disparos con el control del personaje en tercera persona, disfrutable en PlayStation 3 y Xbox 360 por unos 60 euros, que cuenta como principal reclamo la misma premisa que su primera entrega: un juego en el que ya sea de forma individual o con otro compañero, la dinámica del juego no estará sólo basada en abrir fuego contra los enemigos, sino que intenvendrá una componente estratégica consensuada con nuestro compinche en la aventura.

En este Army of Two: The 40th Day la acción tiene lugar en Shanghai. Los mercenarios Salem y Rí­os reciben un encargo en la ciudad asiática, pero algo se tuerce durante la operación y se ven en el centro de un fuego cruzado que provoca la hecatombe en toda la urbe. Por una vez, no tendrán que luchar para ganarse el pan, sino para poder salir con vida para contarlo.

army_of_two_the_40th_day-02

Historia y jugabilidad

Los que disfrutaron con la primera entrega quizás sepan saborear la premisa de esta secuela. Este Army of Two: The 40th Day tiene ese aroma cinematográfico que pedí­a a gritos la aventura que vimos hace dos años, y quizás ahí­ resida el principal aliciente de esta segunda parte en el apartado de la historia.

army_of_two_the_40th_day-11

La sensación de claustrofobia y persecución es constante durante las siete u ocho horas que le puede tomar a un jugón no demasiado experimentado con la dinámica de Army of Two en terminar el juego. Durante ese tiempo, ya sea en el papel de Salem o de Rí­os, seremos testigos de la destrucción de la ciudad y del asedio que los personajes mientras ejecutan las misiones que les irán conduciendo hacia el desenlace del relato.

army_of_two_the_40th_day-03

De nuevo, el control de Army of Two: The 40th Day bebe directamente de Gear of War, y la cobertura va a ser fundamental. El jugón que se enfrente en campo abierto con los enemigos pedirá a gritos una máscara que diga «suicidio» en la frente, ya que no es ese el sistema de juego de Army of Two: The 40th Day.

El factor estratégico es fundamental para poder avanzar en este tí­tulo, razón por la cual el desarrollo de Army of Two: The 40th Day corre a cuenta de dos jugadores. Tanto si la partida se realiza con dos jugadores como si se comparte aventura con la CPU, la coordinación será imprescindible, ya que si vamos por nuestra cuenta descubriremos que habrá pasajes de la historia que son simplemente insuperables si no se cuenta con el apoyo de nuestro compinche.

army_of_two_the_40th_day-04

En este sentido, el consenso de las estrategias lo podremos controlar a través de una barra dual que muestra, por un lado, el nivel de atención que concentra cada jugador por parte de los enemigos y, por otra, el nivel de tensión que genera (una espada de Damocles, que de una parte insufla adrenalina para poder lanzarse en los ataques, pero por otro dificulta el control en situaciones lí­mites).

Además, en este Army of Two: The 40th Day el personaje está equipado con un GPS que permite fijar al enemigo, de forma que si éste se oculta tras una pared o intenta huir, podremos conocer su situación de cara a coordinar una emboscada o un ataque con nuestro compañero.

army_of_two_the_40th_day-05

La moral: ser o no ser, morir o vivir

Otro de los puntos interesantes de Army of Two: The 40th Day es el factor moral que ahora convive con la acción del juego. Ya seamos Salem o Rí­os, el jugador pordrá tomar decisiones que serán gratificadas con moral o dinero. La decisiones, en todas las situaciones, estarán centradas en ejecutar a otros personajes o dejarlos vivir. Ya sean enemigos o rehenes civiles, tendremos la opción de enriquecer la profundidad de juego mediante esta variable.

army_of_two_the_40th_day-12

No es que con este elemento moral el juego pase a ser un RPG (o pretenda aspirar a ello), pero desde luego es una forma de salpimentar la trama para que no todo sea un trámite entre disparo y disparo. Según tomemos estas decisiones, al igual que en otros tí­tulos que sí­ que se enclavan más en el rol, podremos enriquecer nuestras arcas o disponer de más y mejores habilidades para el personaje.

army_of_two_the_40th_day-06

Aquí­, el principal aliciente en este sentido está en las armas.Un total de 30 artefactos componen nuestra artillerí­a, con la posibilidad de personalizar al antojo del jugador. Desde las culatas, hasta los cañones, podremos customizar todas las armas, ya sea con motivos que faciliten la comodidad en combate o añadiendo detalles de verdadera guasa que participen con el tono jocoso del que en muchos momentos los personajes hacen gala.

army_of_two_the_40th_day-07

Aspectos técnicos

Gráficamente, este Army of Two: The 40th Day funciona muy bien en cuanto a modelados, diseño de personajes, escenarios y texturas. El nivel de detalle es de aplaudir, y aunque el framerate se resiente en algún que otro momento (al menos, en la edición para PlayStation 3), en general las animaciones y movimientos funcionan bastante bien a 60 Hz.

Los escenarios, al estar ubicados en la misma ciudad, pueden ser un tanto repetitivos (al contrario que en el anterior Army of Two, que transcurrí­a en misiones por todo el mundo), aunque se ha trabajado mucho el detallismo y se ha estirado al máximo la variedad de localizaciones hasta donde ha sido posible: desde luego, el esfuerzo de EA Montreal deja un buen sabor de boca en este sentido.

army_of_two_the_40th_day-08

El sonido no es menos encomiable. El doblaje al castellano ha sido desarrollado por actores reconocibles, y en general las interpretaciones aportan personalidad a la historia y ayudan a crear la experiencia cinematográfica que, sin duda, está muy bien apoyada por la música de Tyler Bates. La partitura de este Army of Two: The 40th Day está firmada por el mismo autor de la pelí­cula 300 o Watchmen, y desde luego está a la altura de lo que se le podí­a esperar al juego.

army_of_two_the_40th_day-09

Aplausos

El sistema cooperativo y estratégico del juego: simular una rendición o una muerte para que nuestro compañero ataque por sorpresa es de lo más novedoso de este tí­tulo, tanto en el juego individual como en los cooperativos online.

Los gráficos, que aunque puedan pecar de repetitivos, están muy bien cuidados.

La inteligencia artificial de los enemigos, que nos pueden poner las cosas muy difí­ciles si no respetamos la filosofí­a cooperativa de las misiones.

army_of_two_the_40th_day-10

Necesita mejorar

Pese a las excelentes intenciones del sistema moral en el juego, el tí­tulo peca de bastante lineal y plano pasadas las dos primeras horas de partida.

La partidas con un solo jugador no resultan demasiado estimulantes: el cooperativo es fundamental incluso en el modo campaña.

El sistema de cobertura en algún momento se hace difí­cil de controlar.