assassins-creed-II-01

Assassin´s Creed fue una importante fuente de popularidad para el estudio francés Ubisoft. La historia de aventuras y plataformas de su asesino Altair en Tierra Santa sedujo a los jugones de todo el mundo de tal forma que el tí­tulo fue uno de los más vendidos de 2007 y 2008. Ahora retoman la acción y trasladan la historia a otro de los miembros del Credo, en esta ocasión un antepasado veneciano de Desmond, personaje matriz del juego que sirve de enlace en el tiempo presente de las distintas lí­neas que se desarrollan en cada argumento de la saga. Al igual que su predecesor, Assassin´s Creed II sale en un primer momento para las plataformas PlayStation 3 y Xbox 360 (a un precio de 67 euros) y PC (a unos 57 euros), aunque es de esperar que no tarden en lanzarse versiones especí­ficas para consolas portátiles y móviles.

La llegada de Assassin´s Creed II vení­a precedida por las espectativas de los defensores y detractores de un juego que no dejó a nadie indiferente: Assassin´s Creed fue un juego que entusiasmó y airó por partes iguales a la comunidad de jugones. Unos vitorearon la cuidada ambientación histórica, los saltos temporales entre las dos tramas esenciales del argumento y unas animaciones que sobresalí­an sobre el resto de propuestas que habí­a en el mercado de 2007; otros, por contra, aquejaron cierto estatismo en el avance de la historia, además una escasa dificultad en la victoria de las misiones, que resultaban lineales y aburridas tras pocas horas de juego. ¿Es Assassin´s Creed II la panacea que unirá a seguidores y crí­ticos de la franquicia? Veámoslo.

asssassins-creed-2-02

Modo Historia: argumento

Assassin´s Creed II arranca exactamente donde lo dejamos. Si no has probado el primer tí­tulo de la franquicia, quizás sea el momento de que te acerques a este universo, aunque si no lo haces tampoco andarás muy desorientado. Desmond, el personaje que el jugador maneja en la época actual (en el 2012, concretamente) y desde cuyo ADN conocimos la existencia del Credo del Asesino (una saga de justicieros de la cual procede este personaje), huye de las instalaciones de Abstergo después de conocer lo que la máquina Animus le ha revelado: él es el último de una estirpe de asesinos, y su destino está marcado.

assassins-creed-II-12

En algún momento del inicio del juego, que tampoco vamos a revelar para mayor disfrute del lector, Desmond volverá a conectarse a Animus. Pero en esta ocasión a una versión alternativa del sistema de lectura genética desarrollado por un grupo rival a la farmacéutica que habí­a secuestrado al protagonista. Las lecturas de Animus 2.0 revelarán un nuevo eslabón en la tradición histórica del Credo: Ezio Auditore da Firenze, el asesino que actuó para esta sociedad secreta durante el Renacimiento.

Assassin's-Creed-2

Ezio será el personaje que maneje el jugador durante el 80 por ciento de la historia, y además lo hará desde el mismo momento que nace. Durante su adolescencia, el usuario aprenderá las técnicas y habilidades que deberá emplear durante el juego, y será tras la muerte de su familia cuando realmente comience la historia. Desde ese momento, el jugador tendrá por delante unas catorce o quince horas de juego en las que tendrá que luchar, correr, trepar, investigar, robar, negociar, espiar, engañar y, sobre todo, intentar pasar desapercibido.

assassins-creed-II-02

Jugabilidad

Como decí­amos antes, el caballo de batalla de los crí­ticos de Assassin´s Creed era lo repetitivo que resultaba el juego tras las dos primeras horas de campaña. Ni siquiera los defensores más acérrimos del tí­tulo podí­an reprochar la sensación de deja ví¹ que arrastraba el relato hasta la conclusión de una historia principal muy poco salpimentada por misiones laterales o lí­neas alternativas. Ubisoft ha entonado el mea culpa y ha sabido dotar a Assassin´s Creed II de muchas de las trabas que arrastró el tí­tulo inicial.

assassins-creed-II-03

La historia principal de Assassin´s Creed II es una cadena compuestas por varias misiones que sirven de hilo conductor para que el relato avance. Eso no ha cambiado. Lo que sí­ notamos ahora es que para que avance, no sólo tendremos que cumplir con las tareas encomendadas en cada pasaje, sino que durante el camino se irán solapando pequeños objetivos que enriquecen tanto al argumento como al personaje… literalmente. Buena culpa de esto la tiene la incorporación del elemento económico a la trama. Ezio procede de la clase alta veneciana, y tras la muerte de sus familia tendrá que buscarse la vida para sacarse las castañas del fuego. Aprenderá a robar, saquear y negociar para poder subsistir, y no sólo en lo que a alimentación se refiere.

assassins-creed-II-04

Y es que para que Ezio pueda avanzar, tendrá que sobornar a funcionarios, contratar a prostitutas, alquilar transportes o renovar su fondo armamentí­stico, además del sanitario (importante llevar el botiquí­n lleno, que en esa ocasión no va a ser tan sencillo liquidar a muchos grupos de adversarios, mejor equipados y más hábiles en el combate). Tanto la adquisición de moneda veneciana como el intercambio por productos y servicios va a ir evolucionando en función de cada situación con la que se tope el Asesino, algo que enriquece la historia y requiere la atención del jugador.

assassins-creed-II-05

El mercadeo es una de las novedades del juego, pero no es la única. En menor medida, las señas definitorias del primer Assassin´s Creed han sido mejoradas para que sean más dinámicas a ojos del jugador: hablamos de las acrobacias y el combate. Las piruetas y saltos que emplea Ezio para sortear muros, desniveles y obstáculos (parkour, que lo llaman) ahora resultan más variadas y ricas según el entorno, y ya no será tan simple realizarlas con el mando como era en el primer tí­tulo. Igual ocurre con el combate. Además de que los enemigos ya no son meros obstáculos, sino que tendrán una autonomí­a más lograda y darán más problemas al protagonista, en Assassin´s Creed II el jugador puede encarar la lucha desde varias perspectivas. Ahora no sólo puede atacarles con las armas de que dispone, también puede robar las que emplea el atacante y usarlas contra éste. Una opción muy útil si queremos ataviar a Ezio de enormes hachas o de alabardas italianas difí­ciles de ocultar bajo la capa.

assassins-creed-II-06

Y es que el elemento de discrección es fundamental en Assassin´s Creed II. No en vano, es uno de los tres mandamientos del Credo (apartar la hoja de la carne del inocente, mantener la discreción y fundirse con la muchedumbre y no comprometer a la Hermandad). En pantalla, el jugador va a tener un nuevo indicador: popularidad. Para que Ezio pueda avanzar en la trama con normalidad, va a ser fundamental tener este í­ndice lo más bajo posible. Si lo tenemos alto, mala cosa: la gente reconocerá al Asesino por la calle y asfixiará al usuario con denuncias ante la Guardia Veneciana, impidiendo el avance por estar constantemente luchando.

assassins-creed-II-07

¿Qué haremos entonces? Primero, pasar desapercibido. Para ello, cada vez que cometamos un ataque, habrá que hacerlo cerca de la ví­ctima, y a ser posible, en un lugar poco transitado, para poder ocultar el cadáver y no levantar sospechas en el populacho. Si vamos a hacerlo en público, acercarse lo más posible al objetivo y hacer que el cuerpo se confunda ante la muchedumbre. Y si no queda más remedio que hacerlo en medio de una plaza, ante guardias y con la atenta mirada de los ciudadanos sobre nuestro cogote, hacerlo con rapidez y huir prestos y veloces para que no tomen muchos detalles del personaje resultará fundamental.

assassins-creed-II-08

Pero no te agobies. Va a ser imposible evitar la popularidad, y serán varios los momentos en los que seas más reconocidos que Bisbal en un botellón. En esos casos, puedes emplear la moneda para sobornar a empleados públicos de la Justicia para que hagan la vista gorda, retirar carteles de «Se Busca» con tu cara (que pueden llegar a empapelar la ciudad) o valerte de técnicas de distracción y camuflaje para no ser visto en público (como mezclarte en grupos de ciudadanos, contratar cortesanas para seducir a guardias o para acompañarte o trepar por el trazado de la ciudad).

assassins-creed-II-09

Gráficos

Tanto a unos como otros miembros de las trincheras en torno a Assassin´s Creed les unió un apartado: el motor gráfico. En este Assassin´s Creed II Ubisoft ha cambiado de Havok a Anvil Engine (el cual también estuvo presente en la primera parte). Este sistema, de cuyo procesos también salió el Prince of Persia, es el habitual de Ubisoft, y sin duda tiene su punto fuerte en el cálculo de las animaciones. La fluidez y dinamismo son vitales para la sensación que se espera de Assassin´s Creed II, y desde luego se nota un salto con respecto al ya de por sí­ llamativo primer tí­tulo de la saga.

assassins-creed-II-10

Los entornos preciosistas y recargados de las ciudades por las que transita Ezio están cuidados en lo que a enclaves emblemáticos se refiere (el protagonista atravesará escenarios como Venecia, Roma, Florencia y la Toscana). Ha habido mucha preocupación por la integración de los personajes en el entorno, y aunque los ví­deos y transiciones son la espada de Damocles del juego (resultan tan reales que pueden descafeinar los pasos al modo de juego), transcurridos varios minutos a los mandos de Ezio el jugador vuelve sin problemas a zambullirse en la acción.

assassins-creed-II-11

Aplausos

La preocupación de Ubisoft por hacer un nuevo capí­tulo real en la saga de Assassin´s Creed, con una evolución que se manifiesta sobre todo en el sistema económico del juego y la variedad que aporta al avance de la historia.

En Assassin´s Creed II podremos tomar durante más tiempo los mandos de Desmond en 2012 y conoceremos más detalles acerca de la trama que dio origen al interés de Abstergo por este personaje.

assassins-creed-II-13

La duración, que puede llegar a las 16 horas sin la necesidad de superar al 100% las misiones.

Necesita mejorar

¿Para cuándo un modo online con nuevos jugadores?

La iluminación, que sin ser arcaica, le resta peso en el apartado gráfico con respecto a otro juegos del género.