Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-01

Call of Duty: Modern Warfare 2 llega con la idea de luchar en dos guerras. Por un lado, la que el jugador vivirá en las distintas modalidades de juego que ofrece este tí­tulo; por otro, la contienda de mercado que antes de su lanzamiento habí­a iniciado contra Grand Theft Auto IV por batir el récord al videojuego más vendido de la historia en su primer dí­a de salida, una misión que ya ha batido con siete millones de copias vendidas en 24 horas. Mucho camino le queda de todos modos para alcanzar las 50,5 millones de unidades de Wii Sports.

Precedido de polémica y expectación por su realismo en el plano de la violencia (no sentó nada bien que en los tráilers que se llegaron a retirar se observara que habí­a civiles abatidos con violencia en un pasaje del juego), Modern Warfare 2 llega a las consolas de nueva generación Xbox 360 y PS3, así­ como a ordenadores para todos los amantes de los shooters en guerra virtual y los combates en red. Vamos a ver si realmente merece los casi 70 euros que cuesta adquirirlo en tiendas.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-02

Argumento: Modo Campaña

Call of Duty: Modern Warfare 2 arranca en el punto en que lo dejamos en la entrega anterior. Desde la piel del sargento Gary Roach Sanderson, el jugador va a verse inmerso de lleno en un conflicto bélico a escala planetaria no va a librarse en trincheras ubicadas en páramos tercermundistas ni en enclaves deconocidos: los escenarios serán lugares tan reconocibles como las inmediaciones de la Casa Blanca y otros quizás no tanto pero claramente identificables, como las favelas de Rí­o de Janeiro. No se lo han pensado los desarrolladores para poner sobre los hombros de los jugones todo el peso de la responsabilidad.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-03

A la hora de afrontar la narración, los responsables de Infinity Ward no han dudado, imprimiendo una atmósfera cinematográfica muy conseguida gracias al motor gráfico, que aporta grano y cuerpo a la imagen para ayudarnos a entrar en esta ficción (ya hablaremos de ese aspecto más adelante). En cuanto a la estructura, remite directamente al tí­tulo predecesor, y no sólo en la forma en que presenta los distintos pasajes y transiciones en la historia: el lenguaje y el tono son desgarradores y groseros. Después de todo, en guerra no se piden las cosas «por favor», ¿verdad?

Los jugones experimentados puede que vivan esta modalidad de juego como un coitus interruptus, ya que en dificultad media puede ser superada en unas cinco o seis horas. El final se quedará grabado en las retinas del usuario, pero puede que un relato tan breve invite a darle un chocazo a la consola por la decepción.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-04

Modo Online

Para los fans de este tí­tulo, la gracia del juego reside en los modos de juego online. De entrada, y siguendo la estella de Uncharted 2, en Call of Duty: Modern Warfare 2 las partidas a través de Internet pueden sazonarse con un dispositivo Bluetooth para comunicarse con el batallón. Todo un acierto para emular la acción coordinada en algunos ataques, ya sea en modo coorperativo o competitivo.

La dinámica del modo multijugador online retoma las pautas del Call of Duty 4, todo un acierto, dado que este tí­tulo consiguió seducir de tal modo que aún hoy, dos años después de su lanzamiento, la comunidad de jugones aún exprime las posibilidades de sus campañas coorperativas. No obstante, y para evitar que muchos usuarios se sientan decepcionados por no haber dotado a Modern Warfare 2 de novedades que justifiquen el gasto para adquirir el juego, los desarrolladores han presentado algunas novedades.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-05

Dos nuevos modos de juego online se incorporan al abanico de este juego: Flag Capture y Demolition. El primero de estos es de sobra conocido. Consiste en penetrar en las lí­neas enemigas para conquistar la bandera del equipo rival. El segundo sitúa a los contendientes en un campo de batalla plagado de minas que deberán activar y proteger hasta su detonación. Una misión explosiva, que dirí­an algunos.

En las distintas modalidades de acción multijugador, el usuario irá adquiriendo experiencia en forma de habilidades que incorporar a su soldado, una caracterí­stica conocida, aunque implementada en este Call of Duty: Modern Warfare 2. Al contrario de como ocurrí­a en entregas anteriores, las habilidades, además de personalizables en función de la experiencia, podrán adquirirse momentáneamente según logros puntuales, ya sea porque el soldado tenga, por ejemplo, un subidón de adrenalina en el campo de batalla, o porque el juego le dé un empujoncito a la acción para que ésta avance. De todos modos, estas habilidades momentáneas deben confirmarse por parte del jugador, haciendo de la campaña algo más estratégico, complejo y realista. Para algunos, puede ser un motivo de estrés; para otros, un filón a aprovechar si tiene la suficiente habilidad para emplearlas.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-06

Gráficos y sonido

La batuta Call of Duty: Modern Warfare 2 se mueve al son del realismo extremo. La sensación de que el jugador está metido hasta el cuello en mitad de una acción bélica y descarnada es el alfa y el omega de este juego. Por ello, imagen y audio son vitales para que la partida se convierta en una experiencia ví­vida. El aspecto gráfico está cuidado al mí­nimo detalle. Bebiendo de muchí­simas fuentes cinematográficas, las escenas parecen sacadas de algunas pelis más o menos cercanas al género (especialmente dos escenas: las favelas brasileñas, con Ciudad de Dios como referente inmediato, y el asalto en las duchas, que remite directamente a La Roca).

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-11

Hoy dí­a no es difí­cil encontrar buenos juegos con un depurado rendimiento gráfico (no podrí­amos decir sin levantar suspicacias que el diseño de texturas, personajes y escenarios de este Call of Duty: Modern Warfare 2 es mejor que el de Killzone 2, Uncharted 2 o Gears of War). Pero este Call of Duty: Modern Warfare 2 tiene algo que los demás no lograron con tanta eficacia: volumen. Los desarrolladores han prestado mucha atención en darle profundidad a las pantallas, y para ello han recurrido a dos elementos: la luz y el polvo en el ambiente. Simplemente dibujando las partí­culas que se levanta del suelo mientras los personajes corren o en la algarabí­a de la batalla, la sensación que obtiene el jugador lo acerca mucho a una experiencia muy auténtica.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-07

Más o menos lo mismo ocurre con el sonido. Sin que hayamos comprobado la versión original, el doblaje al castellano es igual de duro y sucio que muchas de las escenas por las que habrá que pasar a lo largo del juego. El audio que más nos va a sorprender procede de dos fuentes, fundamentalmente: los efectos de sonidos que salen de armas y transportes (preparaos si tenéis un buen sistema de sonido en vuestra estación de juegos) y la música. El peso de la producción se ha notado especialmente en este último punto, y al igual que en otras entregas de Call of Duty, el encargado de musicar los pasajes del juego ha sido un especialista cinematográfico del género, Hans Zimmer (que lejos de mirar por encima del hombro, ha compuesto una partitura que nada tiene que envidiarle a las que el autor alemán firmó para Lágrimas del Sol, Black Hawk Derribado o, precisamente, La Roca).

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-08

Aplausos

Las campañas multijugador, un pozo sin fondo de horas de juego en las que aprender a manejar armas, desarrollar estrategias, perfeccionar soldados y marear al rival.

El motor gráfico, gracias al cual el jugador puede meterse hasta el cuello en cada pasaje por el que vaya atravesando en cualquier modalidad del juego.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-09

Necesita mejorar

La campaña principal es muy corta. Quizás porque los chicos de Infinity Ward sabí­an que el juego online es el escenario natural de este Call of Duty: Modern Warfare 2.

Call-of-Duty--Modern-Warfare-2-10